SECCIÓN

ANDAMIOS DEL FÚTBOL

Pilares que sostienen el juego.

por Esteban Becker

Espacio y tiempo

 

Ambos son elementos fundamentales

de la macro estructura que es el fútbol.

Pero huelga decir que en realidad

son espacios y tiempos ficticios.

 

 

FACTOR ESPACIAL: Vivir instantes

 

Y me explico…

 

El juego del fútbol se desarrolla en un contexto (rectángulo) de enormes proporciones. Espacio claramente definido y delimitado. Para estandarizar podemos decir que son 105 metros  de longitud por 68m de anchura.  (100 x 70??) Lo que da como resultado unos 7000 metros cuadrados. 

 

11 futbolistas del mismo equipo comparten escenario (espacio) con 11 oponentes. Todos ellos gozan del privilegio de poder moverse libremente por ese cosmos.

 

Aunque es sabido que existe táctica y estratégicamente una distribucional racional del enorme macroespacio, dividiéndose los teams en portero, defensa, mediocampistas y delanteros, el reparto casi nunca es equitativo. Unos corren más que otros.

 

Las acciones de los medios no son ni parecidas a las que realiza un defensa central. Tampoco las acciones de ida y vuelta de un Alves (FCB) o Marcelo (antes Roberto Carlos en RM) pueden compararse con las explosivas carreras que realizan los Cristiano Ronaldo o Messi de turno.

 

Si hablamos del conjunto, no recorre igual el espacio un equipo con clara vocación defensiva y en repliegue, que otro que sale a buscar al rival en su campo con clara decisión de robar y atacar/ contraatacar.

 

El objetivo es hacer gol en una portería centrada de 7,32m x 2,44m de anchura. Y por lógica del juego, se alternarán cuatro momentos de juego. Tengo balón y ataco; no lo tengo y defiendo; estando atacando pierdo balón y debo pasar a defender y estando defendiendo recupero balón y pasa nuevamente a poder atacar (transiciones).

 

Queda claro que un juego en el que se juega con los pies (se golpea el balón con un segmento corporal totalmente distinto a lo que puede ser las manos en el Balonmano o Básquetbol) un objeto redondo (balón), la incertidumbre es elevada y difícil la maniobra.

 

De esto se desprende que a mayor espacio, más facilidades de acción y a menores espacios, mayores dificultades.

 

En el fútbol el espacio es clave. Si disponemos de espacio, tendremos lógicamente más tiempo y a mayor tiempo, uno tendrá más espacio.

 

Concretamente en el juego, uno desea atacar con grandes espacios y se deduce que defensivamente, uno querrá defender  espacios reducidos.

 

Cuando esos espacios no existen, el juego del fútbol requiere que los jugadores en ofensiva, tendrán lógicamente que “fabricarlos”. ¿Cómo? Creándolos, ocupándolos y aprovechándolos. Todo esto no es fruto de la casualidad, sino de la causalidad, del entrenamiento programado con rigor. El fútbol es un deporte de engaño constante, en el que los futbolistas desarrollan cada uno sus estratégicos movimientos tácticos.

 

Dice el Profesor Sageras que –“los recursos técnicos que tengan los players y la velocidad de ejecución, serán generadores de ese tiempo y espacio”. En un fútbol actual, vertiginoso, tener las cualidades técnicas de resolver situaciones en micro-espacios es clave. Los pases milimétricos que realizan Iniesta, Xavi, son de altísimo nivel. Los regates de Messi ante defensas hiperpobladas... conjugan esa velocidad de ejecución técnica con la del juego táctico- mental de  resolver los problemas que el juego va generando.

 

Equipos de escasos recursos técnicos, basan su estrategia en la reducción de espacios. Como defender es más fácil que atacar, se pertrechan en las cercanías de su área defensiva y al limitar espacio y tiempo, logran recuperar el balón para generalmente contraatacar.

 

Equipos como el Barcelona o la Selección de España, que gozan de futbolistas con excelentes recursos técnicos, no les basta sólo con eso. Tienen mecanismos “entrenados” (tácticos) de movimientos específicos (movilidad de jugadores sin balón, desmarques de apoyo y ruptura, ayudas permanentes y apoyos constantes) para romper defensas pobladas que intentan evitar los ataques. Estos mismos jugadores en ataque, disponen de escaso tiempo de maniobra en espacios estrechos, pero resuelven por habilidad y excelencia en la técnica de pases y regates. Hablamos de un lado fuerte  (donde está el balón) y un lado débil (despoblado) por donde deberá sorprender un futbolista que “no está” pero que deberá “aparecer”.

 

En el fútbol, juego estratégico, ajedredístico, la idea madre es simular salir por un lado y progresar, para en un momento sorprender por el otro.  Cada entrenador será el encargado de acuerdo a su Modelo de Juego, de  buscar la Metodología adecuada para trabajar los diferentes contenidos y actividades que exige su patrón de juego.

 

Unos priorizarán un juego más elaborado, otros más directos. Espacialmente unos buscarán la verticalidad y otros la amplitud.

 

 

FACTOR TEMPORAL: Microtiempos de actuación

 

Y en cuanto al tiempo de duración, es sabido que se juegan 90 minutos, divididos en 2 tiempos de 45 minutos. Sin contar tiempo añadido, ni prórrogas en partidos específicos.

 

Pero entiendo que este espacio y tiempo, insisto, son ficticios. Si antes hablamos de microespacios, podríamos hablar de microtiempos. Porque es la verdadera realidad. Y es mejor tenerlo claro. Y quiero añadir que en mi análisis existe una relación directa entre  aspectos espacio-temporales con los volitivos- mentales.

 

El futbolista normalmente es propenso a la dispersión. Carece de un elevado poder de concentración (hablamos de estar hora y media atento al juego). Eso es cuasi imposible para cualquier deportista, oficinista, maestro o doctor.  Correr durante 90’? psicológicamente el futbolista entiende mejor ese “vivir instantes” que planteo. Es facilitador (les quita un gran peso de encima).

 

Invito a mis futbolistas a que jueguen sólo los momentos en los que el balón está en juego. Me explico, cuánto es el tiempo real de un partido de fútbol?

 

45’, 50’ ??

 

y de esos minutos, cuánto dura el saque de un córner o de una falta?

 

2’’ 3’’ ??

 

Eso hago, los invito a vivir instantes. A estar concentrados en la tarea específica de cada una de las acciones que nos puedan hacer daño y a su vez, que estemos vivos (reglamentariamente) para sacar ventaja de esos segundos en los que el rival pueda “dormirse”.

 

En el fútbol es de suma importancia la técnica. Siendo el pase la acción técnica suprema del juego asociativo, qué importancia tienen los factores espacio y tiempo.

 

Cuádo pasar? Dónde? Quién marca el pase?

 

Pasas en el instante adecuado? Te has desmarcado en el momento oportuno? Has ocupado y aprovechado el espacio libre que creó tu compañero?

 

TIEMPO Y ESPACIO: Factores determinantes de la acción de juego.

Siempre espacio y tiempo. Siempre en el pensamiento tenemos en cuenta qué tiempo disponemos para nuestro accionar. La toma de decisiones, depende constantemente del “timing” que tengamos.

Para hablar en presente (noviembre de 2014) todo el panorama fútbol, está criticando al Entrenador del FCBarcelona, Luis Enrique porque pone en el 11 inicial al nuevo fichaje, el internacional uruguayo Suárez. Qué le pasa al futbolista que no da pie con bola? Es que no está controlando todavía los tiempos-espacio del partido. No está en la dinámica del colectivo. Entrena sí, pero no está todavía preparado para la alta competición. No maneja las dos variables de las que estamos hablando. Qué le ocurre? Llega tarde, mide mal…qué se debería haber hecho? Un ingreso paulatino en los partidos. Primero 20’…luego 30’…etc. Y mientras escribo esto, a la tercera fue la vencida. Perdía su equipo frente al Almería. Entra Suérez mediada la segunda parte y el equipo da la vuelta al marcador merced a un juego espectacular del uruguayo, dando sendas asistencias de gol.

 

“PARA SER LARGO, PRIMERO HAY QUE SER ANCHO”. (MENOTTI)

Dentro de los ANDAMIOS, Pilares que sostienen el Juego, quiero destacar la importancia en los entrenamientos y el juego, de los ejercicios y puesta en escena de trabajos de Amplitud y Profundidad.(todo dentro de una idea central/ madre que es el Modelo de Juego a emplear por tal o cual Entrenador).

 

Y dice Alberto Giráldez, que “estando las porterías en el centro, en una zona densamente poblada, por qué mejor no entramos por las bandas”.

 

Trabajar la amplitud, el juego a lo ancho, tanto por un flanco como los cambios de orientación sorpresivos por sector más alejado. Trabajar el juego vertical, en progresión, con balones a la espalda de defensas centrales y/o laterales.

 

Trabajar la alternancia de juego corto-largo. Que el equipo sepa jugar a un ritmo lento- rápido.

 

Según Castelo, 1994, “el ritmo de juego entendido como la variación secuencial de acciones individuales y colectivas, adaptadas a las situaciones momentáneas del juego, determina el nivel de maduración técnico-táctica de un equipo”.

 

Si a mayor tiempo, mayor espacio y a mayor espacio, mayor tiempo, el fútbol estará constantemente en la mejora de estos dos aspectos sobresalientes del juego.

 

Resolver los problemas que el juego genera, la eficiencia del accionar de los futbolistas, la eficacia en el rendimiento y el resultado, serán mejorados y beneficiosos para los equipos que trabajen en espacios reducidos y bajo presión. Entonces cuando el jugador disponga de segundos para pensar y metros cuadrados para resolver, verá un océano, donde antes veía lagunas.

 

Realizado en Laboratorio AudioVisual Mundo X [laboratorioaudiovisualmundox@gmail.com] para Esteban Becker. 2014